sábado, 3 de abril de 2010

Ha-Shatan. El adversario. Introducción.


-Nunca se deja de creer por completo, dijo el marqués. – La duda persiste.

Abrenuncio lo entendió. Siempre había pensado que dejar de creer causaba una cicatriz imborrable en el lugar que estuvo la fe, y que impedía olvidarla.

Del amor y otros demonios. Gabriel García Márquez.


Este post y los siguientes dedicados a la figura que le hemos dado al mal no tiene en ningún momento la intención de juzgar la espiritualidad o las creencias que cualquiera de ustedes pueda tener.

Encontrarán el análisis de las películas y sobretodo su contexto, así como datos históricos acerca de la relación del hombre con el maligno y su evolución a través de los siglos de la era cristiana, la iconografía utilizada por los artistas occidentales y la fascinación que nos produce lo oculto.

El tema es extenso y no exento de polémicas. Poco a poco y cada dos semanas iremos desarrollando la investigación con pausas para respirar, oxigenar y comentar otro tipo de cine y de temáticas. Pero lo que parecía inevitable se hace evidente y al final termina siendo la lucha entre la oscuridad y la luz, la columna vertebral de este blog.

Hoy sábado 3 de abril, mientras escribía el post y esta introducción hice una pausa para leer las noticias y me encontre con el escándalo de pederastia que arrastra la iglesia católica como un grillete atado a sus tobillos y que mientras más intenta esconder más evidente se hace.

No pretendo juzgar ni a muertos ni a curas, ni a instituciones ni a feligreses. Pero no es un tema para pasar pagina y seguir tomando el café tranquilamente.

Se condena el acto de palabra, mas no en acción. Se desvía la atención hablando de violencia domestica, aborto y otros temas para no darle mayor importancia. Mañana ya no será más noticia.

Este espacio se convierte entonces, a partir de hoy, en un espacio que invita al debate y a la reflexión acerca de esos valores con los que crecimos y que a lo mejor nunca cuestionamos.

Bienvenidos.

En los primeros años de nuestra era y casi mil años antes del nacimiento de Cristo, el diablo era representado como un animal.

En el genesis del antiguo testamento, adopta la forma de serpiente para tentar a Adán y Eva provocando su expulsión del paraíso dando como resultado el pecado original por el que tenemos que ser bautizados al nacer. Su castigo será conservar esa forma para siempre y vivir arrastrándose toda la eternidad.

Antes del dios supremo que conocemos ahora convivían muchos dioses en las distintas culturas que habitaban la tierra. Dioses para la fertilidad de los campos, las lluvias, los ciclos lunares y prácticamente para todas las tareas de la vida cotidiana. Fueron necesarios muchos siglos y mucha sangre para desarrollar y consolidar una teoría monoteísta.

En el antiguo testamento se plantea un dios único capaz de premiar a sus fieles pero también capaz de los más duros castigos y tormentos para quienes no lo obedecieran y adoraran. Así, dios descarga toda su furia contra las ciudades de Sodoma y Gomorra haciendo que llueva fuego y azufre.

Insatisfecho con la actitud desobediente del hombre desata un diluvio de 40 días y 40 noches donde sólo permite la salvación de Noe y su familia.

También como castigo, obliga a los judíos a vagar en el desierto durante 40 años.

Los primeros esbozos de una lucha entre el bien y el mal comenzaron mas o menos a partir del siglo uno antes de cristo cuando empieza a formarse la figura de Lucifer. Un ser que encarna la tentación. Él no interfiere, no tiene poder para manipular la voluntad del hombre, pero es un especialista en tender trampas.

El opuesto a Dios, el rebelde, el adversario. Ya dios no era más el culpable de los castigos del hombre en la tierra y sus desgracias.


"¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! (...) 'Al cielo subiré, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión en el extremo Norte. Subiré a las alturas del nublado, y seré como el Altísimo."
(Is 14.12-14)
Un ángel destinado a trabajar entre el cielo y la tierra que decide no obedecer más a Dios y se rebela junto con otros ángeles que van a seguirle a su nueva morada donde instalarán el reinado del mal.

Nace también la idea del juicio final, presente en la religión cristiana, judía y musulmana así como la idea de un anticristo y un castigo eterno.

El libro de las revelaciones o Apocalipsis habla de un lugar donde los pecadores pasarán el resto de la eternidad sufriendo castigos y torturas por no obedecer la voluntad de Dios, el infierno.

Artistas como Gustave Doré, Rubens, Bosch, Miguel Ángel, Delacroix o William Blake tienen en común el haber prestado su talento y su imaginación para materializar ese lugar y mostrarnos las torturas y sufrimientos que nos esperan al otro lado.

A partir del siguiente post nos centraremos más en el desarrollo del Maligno, sus cohortes y el infierno en el arte medieval donde satanás adquiere una especial relevancia y sus oscuros demonios se hacen más humanos, cercanos y temibles, y hablaremos también de su presencia en el cine desde sus inicios.

Empieza aquí la lucha por las almas de los hombres.

Me despido con el análisis de la película y con una frase que me escribió una amiga en su último mail de cuando salíamos juntos.

-Que Dios nos perdone. Finalmente ese es su oficio.

Feliz fin de semana santa a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada