viernes, 19 de marzo de 2010

Bonnie and Clyde.


Amor, violencia y Rock n roll 2/2

Cariño, dispara!

Bonnie and Clyde.
Dir. Arthur Penn


En la primera entrega de este blog hablaba de Natural born killers por haber sido una película que rompió en su momento con todo lo que yo con mis escasos 14 años estaba acostumbrado a ver.

No sería justo pasar al siguiente tema si no hablamos un poco de las raíces de esta película. No es necesario ir muy lejos, Podemos encontrar una influencia directa, clara y cercana en la película de Arthur Penn "Bonnie and Clyde"

La relación de Bonnie y Clyde con los medios convirtió a la pareja en ídolos. Más de 20000 personas asistieron a su entierro y todavía hay gente que les lleva flores o les escribe canciones, como Beyonce y Jay Z. Dudoso honor por cierto.

Habían matado 14 personas y en todos los textos que se encuentran sobre ellos se les trata con una cierta compasión, con un cariño que sería difícil de explicar a nuestros hijos. Igual que pasa en la película.

Nos quedamos con la historia de amor, los convertimos en victimas de la sociedad y los hacemos inmortales.

Nadie siente tristeza por un banco que ha sido robado y cuando alguien se enfrenta a la autoridad hay una parte escondida en todos nosotros que siente una especie de alivio o liberación. Como cuando un toro cornea un torero. Como cuando Clyde le ofrece al campesino que dispare a su propia casa que ha perdido y que ahora pertenece al banco.

La policía sirve a la sociedad sólo como efecto placebo. Cuando eres joven eres culpable sólo por serlo, ellos son la autoridad y más que a respetarlos nos enseñan a temerles. Cuando te haces mayor ya no importa, hay tantos pequeños problemas en la vida cotidiana que la función social de la policía pasa a ser un tema absolutamente irrelevante.

Pero no vamos a discutir ese punto aquí, este es un blog de cine y vamos a centrarnos en el goce que nos produce ver a los chicos malos saliéndose con la suya.

Aunque estos chicos malos son un poco torpes, viajan a ritmo de música sureña como lo hacían los duques de Hazard o los Beberly ricos y van aprendiendo a ser delincuentes casi por inercia.

Son presentados de una manera muy pintoresca, y viven situaciones absurdas.

El primer banco que intentan robar no tiene fondos y Clayde le pide al banquero que salga y se lo explique a su novia. Luego intentan robar en una tienda de barrio leche, pan y pasteles de manzana. También fracasan en el intento.

Y así hay muchos momentos que quitan peso a sus crímenes y nos hacen cogerles cariño. Toda la banda viaja como una familia, con problemas y discusiones pero al fin y al cabo como una familia normal.

En cuanto a la relación con la película de Oliver Stone hay unos aspectos comunes en los personajes.

Como explíca el psicologo en Natural born killers –saben perfectamente diferenciar la linea entre el bien y el mal, simplemente no les importa- lo hacen por el puro placer y la diversión de hacerlo. Son rebeldes sin causa y sus personalidades despiertan todo tipo de pasiones y contradicciones por lo atractivas que se nos antojan.

Viven en la carretera, sin posesiones materiales, si quieren o necesitan algo simplemente lo cogen. No creen en los valores sociales, no creen en el castigo eterno, no hay un diablo que los va a juzgar después de muertos. Sólo tienen el presente.

Claro que aunque el cine nos muestra esa parte tan romántica de libertad absoluta en realidad una vida de prófugo debe ser bastante dura. Por mucho amor que haya por medio no pueden comprar comida o medicinas con tranquilidad, no pueden dormir tres noches en el mismo sitio y siempre van a tener que vivir al acecho. Y eso puede generar tensiones en la pareja.

-Cariño te pedí que enterraras ese policía! Tengo que hacerlo todo yo? Inútil!

Es curioso que en ningún texto se menciona la inapetencia sexual de Clyde.

Justo después de las fotos que aparecen con los créditos iniciales Penn nos muestra en primer plano unos labios carnosos que se relamen seguidos del cuerpo semidesnudo de una sensual Bonnie de carácter explosivo, seductor y disponible. Parece que esta inapetencia constante de Clyde es sólo un elemento de ficción en la película. Aunque se publicaron los poemas de Bonnie en la prensa no hay ninguna declaración suya diciendo que Clyde no la tocaba o que no la hizo sentir mujer hasta el día anterior a su muerte.

Tampoco le vamos a dar mayor relevancia, si nadie más lo ha mencionado tal vez sea por petición de Warren Betty que prefiere conservar su fama de mujeriego.

Me parece en cambio más interesante el papel de la madre de Bonnie. Ella encarna los valores tradicionales, la familia y la protección que Bonnie busca constantemente. A pesar de ser una mujer fuerte, decidida, con carácter y capaz de matar en cualquier momento se desmorona al ver a su madre y no le importa arriesgar su vida con tal de verla una última vez.

Eso nos da una faceta humana que el cine de gansters nos enseño a principios de los 30´s. Cualquiera podía ser un delincuente y vivir ese glamour y esa aventura constante como algo cotidiano. Son personajes muy cercanos a nosotros que un día toman una decisión y no pueden volver atrás.

Hay 4 puntos de vista en una novela negra o en una película de gangsters. El punto de vista del Policía o detective, el del juez, el de la victima y como en estos dos casos, el de los criminales.

Poder entrar en su rutina los vuelve a nuestros ojos normales y corrientes, los malos también comen, lloran y se rien de los mismos chistes flojos que nosotros, los buenos.

En 1934 cuando el cine de gangsters estaba en auge se creo una ley. "La ley de Hays" que decía que las películas no podían exaltar al asesino o al delincuente, así como tampoco podían mostrar a los representantes de la ley como seres incompetentes.

Hoy en día no es necesaria una ley para saber qué tan competente es la autoridad y no se puede prohibir que el público, de alguna manera, se sienta identificado con los malos de la película.

Clyde sonríe todo el tiempo y nunca siente remordimiento por lo que hace, está orgulloso de robar bancos y le gusta decirlo. Las familias también los respaldan, la de Bonnie la admira y guarda todos los recortes que salen en los periodicos.

Por otro lado hay películas que utilizan objetos como personajes. Por ejemplo “Rosebud" en “ciudadano Kane” o el reloj de “la vendedora de rosas” de Victor Gaviria que al morir, en sentido figurado, provoca la muerte de la protagonista. En este caso podrían ser los coches que utilizan en sus consatantes huidas.

Por un coche se conocen y están presentes durante todo el film como uno más de la banda, incluso en las fotos de familia. Hasta el momento de su muerte cuando el traidor prepara la emboscada con la policía el coche muere tiroteado con ellos y gana su inmortalidad. Hoy se puede visitar en un museo en Louisiana donde cada año, se celebra el "Bonnie and Clyde Festival".

Al final de este post dejo un link que suguiero que sigan.

Es un video filmado tan sólo 5 minutos después de su muerte a manos de la policía y muestra los impactos de los cientos de balas que recibieron. Para alimentar el morbo les adelanto que se puede ver el cadáver de Bonnie en el asiento del copiloto y todas las armas que usaban.

Y así termina la historia de Bonnie y Clyde. Reciben un castigo merecido pero ese mismo castigo los convierte en leyenda.


Puede ser que estuvieran predestinados a vivir en la violencia. Hay gente que no tiene opción.

Si tu apellido es Corleone, puedes correr, huir, esconderte en un lugar apartado pero lo tienes inscrito en los genes. No vas a escapar a tu destino.

Si es tu caso, lo mejor es que no luches, búscate una pareja con las mismas características y un deportivo al que puedas quitar el techo, da mayor sensación de libertad y te hace ver muchísimo más elegante.

No te va a gustar salir en los periodicos o en la tele huyendo en una chatarra que pierde aceite o echa humo.

The Tale is ended. The story is told.

También les dejo un fragmento de uno de los poemas de Bonnie Parker escrito pocas semanas antes de su muerte. Para despedirme con algo de sensibilidad primaveral.

No olviden que en dos semanas el blog está dedicado al demonio.

Desde su naciménto en el nuevo testamento muchos son los artistas que se han dedicado a darle forma y cuerpo al ángel caído. Muchas fueron las trasformaciones que sufrió desde el siglo X hasta el siglo XVII para consolidar la imagen que de él tenemos hoy en día.

Responderemos a preguntas tan importantes como: Es necesario joder el suelo para invocar al demonio? o, sirve el heavy metal para hacer más fácil la conexión?

Perdón, no es heavy. Es death metal y no es lo mismo.


Video post-muerte de Bonnie y Clyde.

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Bonnie_and_Clyde_death_scene.ogg


Saga of Bonnie and Clyde
(Fragment. By: Bonnie Parker)


But the laws fooled around and taking him down
and locking him up in a cell
‘Till he said to me, "I’ll never be free
So I’ll meet a few of them in hell."

The road was so dimly lighted
There were no highway signs to guide
But they made up their minds if all roads were blind
They wouldn’t give up ‘till they died.

The road gets dimmer and dimmer
Sometimes you can hardly see
But it’s fight man to man, and do all you can
For they know they can never be free.

From heartbreak some people have suffered
From weariness some people have died
But all in all, our troubles are small
‘Till we get like Bonnie and Clyde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada